Mini vacaciones en: FLORENCIA.

Ya sabes que Crafter On The Road tiene alma viajera. 

El propósito de estos viajes es investigar y poder contarte un poco más sobre el mundo «Craft» más allá de nuestras fronteras.Pues bien, esta vez no ha sido así. 

No, no me preparé nada que enseñarte, ¡lo siento!. Decidimos el día anterior que Florencia iba a ser nuestro destino. Metimos las cosas en la mochila, buscamos un hotel barato y nos compramos el billete del bus. ¡Qué maravilla!.

Aún así, descubrí algunos sitios y cosas que me apetece compartir contigo. 

Bueno, ¡al lío!. 

Llegamos el mismo 15 de agosto y, pese a que la ciudad estaba abarrotada, no tuvimos sensación de agobio en casi ningún momento. 

Lo primero que hicimos fue buscar nuestro hostel, dejar las cosas y fuimos a ver la catedral, la maravillosa y única Santa Maria del Fiore

Es una de mis construcciones favoritas de todos los tiempos. y no es para menos, ni supongo que seré la única. Tiene tantísima historia, tantos detalles y es tan BONITA que podría hablar sobre ella sin parar pero, por tu bien, no lo haré. 

Después de callejear un buen rato, decidimos empezar lo que llamamos el “pizza-pasta-gelato tour”. Vamos, comer solamente esas tres cosas durante los días que estuviéramos allí. ¡Y lo cumplimos!. ¡Sin remordimientos, sin miedo a los hidratos de carbono!. 

Al día siguiente fuimos pasear y a ver a David. 

Primero visitamos a su hermano gemelo, el que está en la Piazza della Signoria. No tiene nada que envidiarle, la verdad. Además, en la misma plaza puedes ver otras obras de arte de la historia como el el “Perseo” de Cellini y el “Rapto de las Sabinas” de Giambologna.
Y claro, el Palazzo Vecchio.

Nosotros decidimos no entra a este último. En Florencia tienes que elegir lo que te interesa ver y lo que no, a no ser que seas rico y/o tengas mucho tiempo. 

En cambio, nos decidimos por La Galería de la Academia, la Galería de los Uffizi y subir a ver la Cúpula de la Catedral

CONSEJO: Si no habéis reservado ninguna entrada a ningún sitio y es temporada alta, te aconsejo que busques uno de los muchísimos lugares que hay por toda la ciudad y reservas las entradas. Al menos, para subir a la cúpula de la Catedral, Galeria degli Uffici y Galería de la Academia. 

Galería de la Academia:

Si tienes algo de interés por la escultura, te gustará seguro. Si no, tal vez se te haga un poco pesada. 

Te aconsejo que te mires ante un catálogo o por Internet y veas qué te gustaría ver. Si por el contrario no tienes ni idea de escultura, ni de Historia del Arte y me preguntas si merece la pena… No se, ¿quieres ver el David de Miguel Ángel?. ¡Ahí tienes tu respuesta!. 

Hay una sala llena de esculturas de yeso que te recomiendo. En ella hay un vídeo explicativo y entenderás muchas cosas del proceso de ejecución de una escultura y de cómo se hacen las copias de estas. ¡MUY DIDÁCTICO! 

Galería de los Uffizi:

Aquí hay MUCHÍSIMO que ver. Te recomiendo de nuevo que busques un catálogo de las obras que hay dentro y vayas directamente a ello. Este lugar puede atraparte durante muchas horas si no te organizas. 

Muchas de las obras tienen un cristal delante para que puedas ACERCARTE, MUCHO. 

Un consejo: aprecia los detalles, los colores… ¡todo!. Y luego ya, haz fotos. 

Y una advertencia: Si vas a tomarte algo en la cafetería de la Galería, NO SALGAS A LA TERRAZA. Dentro hay unos precios más o menos asequibles que, si sales, se multiplican considerablemente. 

Santa Maria del Fiore: 

Sin duda, esta si que la considero una visita obligada. Entrar dentro de la Catedral solamente implica una cola bastante larga. He de decir que el templo por dentro es bastante austero. Puede ser que te desilusiones ya que por fuera tiene mil detalles y por dentro está bastante vacía. 

Yo te recomiendo que compres el ticket para subir a la cúpula y no hagas la cola. Cuando subes, puedes ver el interior igualmente y te ahorras alguna que otra hora de parón. 

Subir cansa, aviso. Son casi 500 escalones de diferentes tamaños y alturas y es cansado. Pero ver la estructura interior de la cúpula y luego sus frescos, merecen 500 escalones más. 

Las vistas desde arriba son espectaculares. 

Dicen que Florencia es famosa por sus artesanos del cuero. 

He de decir que cuero hay mucho, pero artesanos ya quedan pocos. Casi todas las tiendas que te encuentras por la ciudad tienen los mismos productos de importación. Si has oído hablar de algún taller local, o conoces alguno estaría genial si lo compartes con la comunidad ;). 

También encontré muchas tiendas con productos hechos con la técnica del marmolado. Entra a alguna de ellas si las ves, merece la pena.

Espero que te haya gustado este mini resumen de lo que han sido nuestras vacaciones en Florencia.

¿Has ido alguna vez?. !Comparte tu experiencia en los comentarios!.

Un abrazo,

Alicia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: